Libros de Colección Privada

Incunables et Beaux Livres


Catálogo, editado en Lausanna Suiza en 1942.

La femme et le pantin


Pierrre Louys Edición en francés de 1937. Aerotica agradece al Museo del Dibujo y la Ilustración.

El Supermacho


"Un poco antes de medianoche, las mujeres, tal vez por una especie de pudor frente a las alusiones de los hombres, que por mas discretas que fueran se volvían mas sensibles a medida que se aproximaba la hora de justificarlas, irritadas sobre todo por la impasibilidad "mohicana" del Indio, se apartaron y perdieron al azar en los recovecos del castillo". Alfred Jarry.Editorial Brújula - Los libros de Eros. Buenos Aires, 1970.

Ars Erótica


El erotismo en el arte y la literatura del Ecuador. Antología y Selección: Omar Ospina Garcia. Dinediciones SA. Quito, Ecuador, 1997.

Catálogo de Solteras


De la ciudad de Montilla Ejemplar nº 129 de 150.

Clovis Trouville


Ediciones Filipacchi. París, 1972.

Biblioteca Erótica


José Antonio Cerezo Ediciones El Museo Universal Madrid, 1973.

El Decamerón negro


Leo Frobenius Entre las matas chocaron las cincuenta muchachas con los cincuenta jóvenes. Editorial Losada 1979.

La mujer en la palma de la mano


Jacques Serguine ¡Ah sí! Pero es el trasero maravilloso al que, por supuesto, pretendo llegar, el que me asombra sin descanso. Colección Libertad y cambio. Editorial Granica - 1975.

Las Maravillas de la Naturaleza


Leonor Fini Prólogo de Severo Sarduy Roma, 1971. Jean-Jacques Pauvert 8, rue de Nesle, Paris-VI 1971. Editions Curt Desch. Gmbh, Munich. Colección HS.

Le Musée des Supplices


Roland Villeneueve. Henry Veirier. París.

Le Musée du Fétichisme


Roland Villeneueve Editions: Henry Veyrier. Paris 1973.

Les Joyeuses Nouvelles


Marc de Montifaud. París. MDCCCLXXXIII.

Se x


Madonna Este libro trata sobre sobre sexo, el sexo no es amor, el amor no es sexo, pero lo mejor de ambos mundos surge en el instante en que se encuentran. Madonna.

Textos Eróticos del Río de la Plata


La primera vez que cojí, Si no me equivoco la cuenta, Fue a una negra sirvienta Que mucho la perseguí, Bramaba como un ají Al meterle la poronga, Y se hacía la morronga Cuando vio que iba a acabar Y me empezaba a gritar: "¡Aronga, negrito, aronga!" Anónimo. Edición: 350 ejemplares encuadernados en cuerina plastificada. Buenos Aires 1981 Colección di Bérgamo